Usos del Aceite de Oliva en la Cocina

27-10-2021

Usos del Aceite de Oliva en la Cocina

Nuestra cocina puede ser el lugar donde nuestra creatividad se dispare elaborando y creando diferentes platos con un toque único y especial. Tenemos la suerte de que sea el aceite de oliva el que acompañe, en gran medida, los platos de nuestra cocina mediterránea.

Antes de comenzar con los diferentes usos del aceite de oliva en la cocina, recomendamos que te pases por esta entrada anterior del blog para diferenciar los distintos tipos de aceite de oliva que existen.

Utilización del aceite en crudo, aliños y frituras

Si bien es cierto que el aceite de oliva virgen extra es la mejor opción en la cocina, dependiendo de cada tipo de aceite de oliva podemos darle diferentes usos y así disfrutar aún más de nuestra gastronomía.

Aunque no hay una regla específica sobre cómo utilizar cada tipo de aceite, cada uno de ellos es el protagonista en cada receta por sus diferentes cualidades organolépticas.

El uso del aceite de oliva en crudo es indicado para aquellos aceites de oliva de cosecha temprana; si son de variedad picual, intensificaremos mucho más el sabor de los alimentos. El amargor y picor de este tipo de aceite y sus excelentes propiedades hacen que sea de los más idóneos para consumir en crudo. Podemos utilizarlos para aliñar ensaladas, acompañar una tostada, adobar e incluso conservar y emulsionar diferentes alimentos.

Si optamos por sabores intensos, pero más suaves, la mejor opción sería el aceite de oliva cosecha temprana variedad frantoio. Con este tipo de aceite podemos elaborar salsas como la mayonesa, la vinagreta o el alioli y añadirlos a sopas frías y demás platos típicos de la dieta mediterránea, como el gazpacho.

El aceite de oliva virgen extra es el rey de la cocina, ya que es adecuado para todos los usos: consumo en crudo, para cocinar e incluso para freír. Marida perfectamente con cualquier alimento: verduras, carnes, pescados, hortalizas… Para freír, a diferencia de lo que se cree, el aceite de oliva virgen extra protege muy bien los alimentos, puesto que es el que mejor resistencia tiene a temperaturas altas (comienza a descomponerse a partir de los 180º) y el que menos grasa impregna a los mismos. Además, el resultado es excelente: los alimentos quedan crujientes por fuera y jugosos por dentro.

Otras opciones de aceites de oliva para freír pueden ser el aceite de oliva virgen, con las mismas propiedades que el virgen extra, pero de un sabor más moderado; el aceite de oliva o, incluso, el aceite de orujo de oliva.

Reutilización de aceite y mezclas

He aquí una de las preguntas más cuestionadas en la cocina: ¿puedo reutilizar el aceite de oliva? La respuesta es sí, aunque con matices.

El aceite de oliva virgen extra es el que mayor vida útil tiene y puede reutilizarse varias veces, siempre y cuando se vaya a reutilizar con alimentos similares. De uso medio, un aceite de oliva virgen extra puede reutilizarse unas cinco veces para freír.

Otra cuestión es el mezclar diferentes tipos de aceite. En el mercado, encontramos coupage de aceites de oliva, que no son más que la combinación de diferentes variedades de aceitunas que dan lugar a un aceite de sabor único. Si queremos mezclar aceites en un mismo plato, es mejor que no lo hagamos. Lo que sí podemos hacer (y debemos hacer) es preparar diferentes platos de un menú con aceites de distintas variedades para disfrutar de tan exquisitos sabores y experiencias en el paladar.

Consejos de uso

Lo más importante es saber cómo conservar el aceite de oliva virgen extra. Debemos guardar nuestro oro líquido en un lugar fresco y seco, alejado de la luz y en envases completamente opacos. De esta manera, conseguimos retrasar su oxidación.

El aceite de oliva es un alimento que tiene una larga vida útil y su fecha de consumo preferente puede variar hasta los dos años. Sin embargo, debemos conservar nuestros aceites de oliva en las mejores condiciones para poder seguir disfrutándolos con sus propiedades inalteradas.

Aquí te dejamos unos cuantos consejos para sacarle el máximo partido a los aceites de oliva:

-          Si vas a freír con cualquier tipo de aceite de oliva, no dejes que comience a humear durante en el precalentamiento, antes de incorporar el alimento.

-          Si vas a reutilizar el aceite después de haberlo utilizado para freír, mejor que lo filtres antes de guardarlo. De esta manera, conseguirás eliminar toxinas que se hayan podido descomponer.

-          Utiliza el aceite de oliva virgen extra como conservante, ya que es capaz de crear una película protectora e impide que el oxígeno deteriore los alimentos. Úsalo con salsas en bote, como el tomate frito, o en quesos.

 

Volver