La recogida de la aceituna. Cómo es el proceso.

10-11-2021

La recogida de la aceituna. Cómo es el proceso.

Cuando llega esta época del año, los agricultores oleícolas están preparando, si no han empezado ya, la recogida de aceituna. Dependiendo de la zona en la que nos encontremos, la recolección de la aceituna puede retrasarse o adelantarse, aunque no es el único factor determinante.

Te contamos cuándo se recoge la aceituna en este post. ¡Sigue leyendo para no perderte nada!

Cómo se realiza la recolección y en qué fechas

Cuando llega el otoño, las aceitunas comienzan a madurar, lo que significa que ha llegado la hora de la recolección de la aceituna. En España, entre los meses de octubre y febrero se realiza la recogida de aceituna. Cada año es una incógnita, puesto que un agricultor nunca sabe con exactitud cuándo se recoge la aceituna.

Previamente, entre junio y noviembre comienza a formarse el aceite de oliva dentro de la pulpa de la aceituna, es lo que se conoce como lipogénesis. Cuando este proceso acaba, es cuando comienza la recogida de aceituna. Sin embargo, este proceso varía dependiendo de múltiples factores, como la zona geográfica, orografía, variedad, climatología, etc.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento para recoger la aceituna? Esto dependerá del aceite que queramos elaborar y del rendimiento de producción. Por ejemplo, si queremos un aceite de oliva virgen extra con sus cualidades organolépticas y saludables en su punto álgido, comenzaremos a mediados de octubre, aunque la productividad será menor. Si queremos un virgen extra tradicional, igualmente saludable y de una calidad excepcional con una buena productividad, comenzaremos la recolecta un poco más tarde, aproximadamente en diciembre.

Cuando una aceituna no está en envero, más costosa será su recolecta y, por tanto, la elaboración de ese aceite. Por ello, hay tantas diferencias entre un aceite de oliva virgen extra tradicional y un cosecha temprana: en el tradicional, las aceitunas caen más fácilmente y se puede elaborar mucho más aceite con menor cantidad de frutos; en el aceite temprano, el desprendimiento de la aceituna es más complicado y se necesita más cantidad de fruto para hacer un litro de aceite.

Solo se necesitan cuatro o cinco kilos de aceitunas para elaborar un litro de aceite de oliva virgen extra tradicional, mientras que en el aceite de oliva virgen extra cosecha temprana, se necesitarán alrededor de 8 o 10 kilos de aceitunas, justamente el doble. 

Básicamente, cuanto más madura esté la aceituna, más aceite tendrá en su interior y, por tanto, más rentable será la producción.

Condicionantes

Es complicado prever con exactitud cuándo se recogen las aceitunas del olivo en una determinada temporada, ya que depende de varios condicionantes. El estado de madurez de la aceituna es uno de los factores determinantes, aunque también podemos encontrar:

Cantidad de producción del olivo. Un olivo que tenga más cantidad de aceitunas, tardará mucho más en madurar que aquel que tenga una producción menor.

Terreno. El terreno influye tanto en la cantidad como en la calidad de las aceitunas. La pendiente o la geografía del olivar influyen en la productividad de los olivares, siendo más productivos aquellos que se encuentran en las lomas o campiñas.

Condiciones climatológicas. A pesar de que pueden retrasar el momento de recolección, también pueden dañar el fruto. Un exceso de agua, una ausencia de lluvias o el frío pueden ser determinantes.

- Variedad. Cada variedad de aceitunas tiene unas cualidades diferentes y estas influyen en la fecha de maduración de las mismas.

- Cuidados del agricultor. La fecha de recolecta de aceituna de un olivo bien cuidado comenzará antes y con unas aceitunas de mayor calidad. Cuando hablamos de un olivo “bien cuidado”, nos referimos a aquel que recibe todos los tratamientos y labores necesarias, como poda, fertilización, riego, cuidado de enfermedades, etc.

Vecería. Es un fenómeno natural que consiste en alternar un año de abundante cosecha con un año de escasa producción en el olivo.

Si un agricultor quiere saber con exactitud cuándo comenzará la recogida de aceituna, puede realizarle un análisis al fruto para determinar su grado de maduración. Sin embargo, dentro de un mismo olivo, podemos encontrar diferentes grados de madurez en las aceitunas.

Recolección tradicional y recolección mecanizada

A la hora de recoger las aceitunas, encontramos dos maneras diferentes de hacerlo: la recolección tradicional y la recolección mecanizada.

La recolección tradicional es aquella en la que la mano de obra es necesaria, puesto que la aceituna se recoge directa y manualmente con las manos, aunque a veces se puedan utilizar herramientas como tijeras o cuchillas. El proceso es más lento, pero se asegura evitar dañar las aceitunas.

El vareo es característico en la recolección tradicional. Este sistema de recolección de aceitunas consiste en que los trabajadores, con la ayuda de una vara, golpean las ramas del olivo y consiguen que la aceituna caiga al fardo.

La recolección tradicional es característica de olivares de sierra. Sus condiciones geográficas dificultan la entrada de maquinaria agrícola especializada.

Por otro lado, la recolección mecanizada se realiza en olivares de lomas y campiñas. En este tipo de recolecta, interviene maquinaria especializada, tanto automática como controlada. En los cultivos superintensivos, llegamos a encontrar máquinas con brazos vibratorios que se agarran al olivo y que sacuden las plantas. Este método permite recolectar las hectáreas de un olivar en muy poco tiempo.

 

Volver