La densidad del aceite de oliva virgen extra y sus variaciones

24-04-2020

La densidad del aceite de oliva virgen extra y sus variaciones

Para determinar la densidad del aceite de oliva virgen extra, lo primero es entender qué es la densidad. Ésta es la magnitud que hace referencia a la cantidad de masa en un determinado volumen de sustancia, es decir, la relación que hay entre la masa y el volumen de tal sustancia. Dependiendo del tipo de aceite y de la temperatura a la que se encuentre, la densidad puede variar.

Cómo afecta la temperatura del aceite de oliva virgen extra a su densidad 

Un valor importante al momento de determinar la densidad del aceite es la temperatura a la que éste se encuentre. Lo normal suele se medir la densidad del AOVE en una temperatura ambiente de dieciséis o diecisiete grados. En este caso la densidad es de 0.916 kg/litro. Cuanto más baja sea la temperatura más pesado se hará el aceite de oliva virgen extra. En el sentido contrario, cuanto más alta sea la temperatura, menos pesa el aceite de oliva virgen extra.

Un ejemplo que nos puede ayudar a entender mucho mejor sobre lo que aquí estamos mencionando es la temperatura del aceite de oliva virgen extra cuando se utiliza para freír. Lo normal en este caso es que el aceite alcance una temperatura de ciento ochenta o doscientos grados centígrados. En este momento la densidad baja hasta 0,80 kg/litro. En el caso contrario, si lo comparamos con una garrafa de aceite de oliva virgen extra que se encuentra a una temperatura de cero grados centígrados, en este caso la densidad sería de 0,929 kg/litro. 

Por sus cualidades físicas y químicas, el aceite de oliva virgen extra fríe, a diferencia de las grasas vegetales que cuecen los alimentos, ya que el AOVE resiste mejor las temperaturas de hasta 180 a 200 ºC. Es más estable, su descomposición es más lenta, y además, los alimentos se impregnan menos, lo que hace que la fritura contenga menos calorías y sea de más fácil digestión.  


Cuál es la temperatura adecuada para preservar el aceite de oliva virgen extra

Cuando hablamos de la conservación del aceite de oliva virgen extra, si éste no se utiliza para frituras, lo más recomendable es evitar el calor. Es muy importante mantener los envases con aceite de oliva virgen extra alejados de cualquier fuente de calor. Una exposición prolongada a éste puede provocar la evaporación de los diferentes alcoholes presentes en el aceite de oliva virgen extra, deteriorando su textura y haciéndola más ligera (como sucede en el caso de las frituras), afectando considerablemente su densidad. Por esta misma razón, siempre es recomendable mantener el aceite de oliva virgen extra en un
lugar fresco y seco, con poca humedad, y que mantenga una temperatura más o menos constante.

Entre otras cosas, la luz directa es uno de los aspectos que más afectan a la composición del aceite de oliva virgen extra, por eso es recomendable guardar los envases de aceite en un lugar oscuro o con muy poca luminosidad. También está la opción de comprar directamente el aceite de oliva virgen extra en envase de lata o botella de vidrio grueso de color oscuro como los que ofrecemos en nuestra tienda de Aceites Vallejo Online.
 
Aquí te dejamos el link para que los conozcas mejor:

https://aceitesvallejo.com/aceite-oliva-virgen-extra.html 


 

Volver

Categorías