La rapa, la flor del olivo. Curiosidades

14-05-2021

La rapa, la flor del olivo. Curiosidades

Si hay un momento crucial del olivo que determine la cosecha del año siguiente, ese es la floración. Esta etapa, en la que el olivo está cubierto de flores, es digna de admirar pero también es la más crítica.

Además, si eres alérgico al polen del olivo (patología muy común en Jaén), vas a entender perfectamente por qué el polen está en el aire después de leer este artículo. ¡Te detallamos todas las curiosidades de la flor del olivo y su etapa de floración!

La floración

La flor del olivo se llama rapa, aunque dependiendo de la zona geográfica, también se le conoce como trama, cadillo o esquimo.

Las rapas crecen en racimos de entre 10 y 40 flores, según la variedad. Cada una de estas flores tiene cuatro pétalos blancos y el centro de un color amarillo anaranjado, que aporta ese hermoso color al mar de olivos en flor.

La floración en cada rapa dura aproximadamente una semana, por lo que esta fase tiene una duración breve. En total, esta etapa tiene una duración de tres semanas desde que se abre la primera flor del olivo hasta que se fecunda (o cae) la última.

¿Cuándo se produce?

Cuando la temperatura media diaria supera los 18ºC, cosa que acontece a mediados de mayo, es cuando se inicia la etapa de floración. Dependiendo de las condiciones climáticas y la zona del cultivo, un olivo puede adelantarse o atrasarse en este periodo.

Aparte de las condiciones climáticas, también depende de la variedad del olivo. De esta manera, algunas variedades de floración temprana son la ocal o la farga; de floración media, la picuda y picual; y de floración tardía, la blanqueta y la arbosana.

La polinización de la flor

Las flores de los olivos tienen una peculiaridad: tienen dos tipos de flores.
- Flor hermafrodita. Tienen ambos aparatos reproductivos: pistilo y estambre, donde se crea el polen. Las rapas hermafroditas tienen la posibilidad de fecundar y ser fecundadas. Son las que producen los frutos.
- Flor masculina. Solo tienen estambres, por lo que producen polen pero no pueden producir frutos.

El polen de un olivo puede viajar cientos de kilómetros para conseguir polinizar flores de otros olivos, ya que no puede fecundar a las rapas de su mismo olivo ni de los olivos cercanos si los reconoce como de la misma familia. Por esta razón, existen más de 250 variedades de aceitunas y olivos. Es muy común que el polen que se producen en Andalucía fecunde olivos de Marruecos y viceversa.

Solo un 2% del total de las flores de cada olivo son polinizadas. De ese porcentaje de flores fecundadas, el propio olivo realiza una “criba” y solo se quedará con los frutos más fuertes y sanos que puedan asegurar la alimentación y el crecimiento adecuado de sus semillas: las aceitunas, que posteriormente pueden convertirse en zumo de aceituna.

¿Por qué es su etapa más crítica?

La floración del olivo es la etapa más crítica de todo el ciclo ya que es la que determina la productividad de la siguiente cosecha. Si la floración es escasa, la próxima cosecha será, por ende, escasa.

Las condiciones climáticas que se presenten durante la floración pueden condicionar esta fase del olivo. En muchas ocasiones, suelen subir las temperaturas cuando los olivos están en flor o producirse fuertes heladas y lluvias. Esto puede producir un debilitamiento de las propias flores, que no llegarán a germinar y producir fruto.

La floración es una de las etapas más vulnerables del olivo y decisivas para la cosecha del año posterior. Esta acaba cuando las rapas se desprenden de sus pétalos, señal de que ya han sido fecundadas, y del inicio del nuevo fruto: la aceituna.

 

Volver